LA EXPRESIÓN MUSICAL EN LA ETAPA DE EDUCACIÓN INFANTIL

     1.    INTRODUCCIÓN Y JUSTIFICACIÓN

 La música tiene un papel fundamental en Educación Infantil, de ahí radica la importancia de inculcar y enseñar a nuestros alumnos/as, desde que llegan al mundo, la capacidad de iniciarse en ella de la manera más natural posible.

Desde que nacemos, la música forma parte de nuestra vida y nosotros nos convertimos en receptores de cualquier información sonora, como por ejemplo: los sonidos de los coches, la radio o televisión, etc.

Los niños y niñas de esta etapa, como bien sabemos, no aprenden todos por igual ni aprenden las mismas cosas; por ello, nosotros los docentes, en vez de establecer un currículo estándar e igual para todos, debemos establecer diferentes alternativas y diversos caminos para que se eduquen musicalmente. Además, resulta fundamental crear contextos y situaciones adecuadas que posibiliten el juego, el movimiento, la expresión y comunicación que nos permita utilizar los elementos de la información sonora que recibimos.

Pero, ¿cómo podemos llevarlo a cabo con éxito? Pues bien, el docente debe de promover diferentes actividades adecuadas a su grupo de alumnos, teniendo en cuenta siempre que estos deberán de ser motivados (llevando a cabo una metodología basada en el juego y actividades divertidas), para que ellos organicen sus percepciones dentro de determinados conceptos musicales y desarrollen de esta manera actitudes positivas en relación con su participación, lo que sin duda colaborará al desarrollo de su musicalidad.

A través de la expresión musical, conseguimos la motivación de nuestros alumnos y, además, los ayudamos en su formación integral, tanto en el aspecto cognitivo, afectivo, motor y social.

     2.    DESARROLLO MUSICAL 

La música, como he explicado anteriormente, tiene un papel fundamental en nuestras vidas. Por ello,  los docentes debemos enseñar a los niños/as la capacidad de “aprender a escuchar”.

La expresión musical constituye una experiencia globalizadora porque permite trabajar de una forma lúdica distintos contenidos de las diversas áreas, armonizando los tres planos del ser humano: físico, afectivo y social.

Hay que llevar a cabo una pedagogía que conceda privilegio a la audición activa, para que el niño tome conciencia del medio ambiente sonoro, de los ruidos exteriores y corporales del silencio, etc. Escuchar es fundamental, es imposible una adquisición correcta de la música si no se realiza un entrenamiento de la sensorialidad auditiva, cuanto antes mejor y teniendo en cuenta el nivel madurativo de los alumnos.

A continuación, se presenta un breve resumen de las características sensoriales desde los primeros meses del niño hasta los seis años, así como algunas actividades para fomentar su desarrollo:

-          En los primeros meses, tiene preferencia en el sonido de la voz, especialmente de su madre; le gusta oír su nombre; le atre mucho el parámetro del timbre; poco a poco va reconociendo canciones aunque no las comprende; etc.

Algunas actividades pueden ser: hablarles mucho, la escucha de canciones, juegos musicales, la gesticulación en canciones como “los cinco lobitos” y “palmas palmitas”, mostrarle nuevos sonidos así como la relación de su procedencia… entre otras.

-          De 1 a 3 años: el niño reproduce muchos sonidos que escucha, reacciona rítmicamente ante la música, aparece el canto silábico, se interesa por los objetos sonoros, comienzan a repetir fragmentos de canciones, etc.

Actividades: es conveniente repetir varias veces las canciones hasta que consigan aprendérsela, sigue siendo importante la gesticulación en las canciones,  realizar actividades que fomente los conceptos de “rápido y lento”, realizar juegos y actividades con ritmo, etc.

-          De 3 a 6 años: ya es capaz de reproducir canciones infantiles enteras, siente curiosidad por objetos de percusión, la flauta y el piano, sincroniza los movimientos de los pies y de las manos al ritmo de la música, confunde la intensidad con la velocidad, disfruta con las  y actividades musicales, a los 6 años aprox. inicia la creatividad musical, etc.

Actividades: es conveniente practicar canciones en grupos, bailar, marcar el pulso de las canciones, trabajar con los diferentes instrumentos, crear canciones a través de otros elementos, como por ejemplo, la poesía, audiciones, etc.

     3.    EL DOCENTE O ESPECIALISTA EN EDUCACIÓN INFANTIL

Las condiciones musicales que debe tener el docente, es decir, las actitudes y aptitudes, para desarrollar las potencialidades en sus alumnos son:

-          Predisposición hacia la educación musical.

-          Aptitudes musicales: tener buen oído musical, sentido rítmico, imaginación creadora…

-          Conocimiento musicales: ritmo, melodía, armonía… conocer los diferentes instrumentos musicales escolares, etc.

-          Preparación psicopedagógica que le posibilite llevar a cabo su labor como docente.

-          Evitar el ruido desagradable.

-          Proponer ejercicios cortos y graduales.

-          Observar a los niños, para conocer sus motivaciones e intereses.

-          Ser conscientes de que nuestra actitud es un ejemplo que ofrecemos a nuestros alumnos/as.

 

     4.    LA MÚSICA EN EDUCACIÓN INFANTIL

A nivel de currículo de infantil, la expresión musical se recoge, según el RD 1630/2006 en el área de Los lenguajes: comunicación y representación, dentro del bloque “lenguaje musical”.

Para trabajar la expresión musical en infantil, también es necesario contar con unos recursos didácticos. Entre estos, podemos distinguir tres tipos: materiales (estructurales, no estructurales), humanos (el propio cuerpo) y curriculares (libros especializados).

Como otros recursos nos encontramos con:

-          Las canciones: es uno de las principales actividades musicales de entre los 0 a 6 años. La selección de las canciones debe cuidarse de manera especial, procurando que el tema sea atractivo y sugerente, que responda a los intereses del niño/a, que sea adaptado a la edad de los pequeños/as…

Por ello, ahora veremos qué pasos seguir a la hora de trabajar una canción en Educación Infantil:

  1. Como todo aprendizaje, se debe propiciar al máximo un ambiente relajante y motivar la actividad a realizar.
  2. Cantar la canción completa.
  3. Enseñar frases completas sin cortar la estrofa y sin entonación.
  4. Una vez aprendida, se enseña la canción entonada.
  5. “Jugar” con la canción, es decir, cantarla fuerte, luego suave, más y menos rápido, etc.
  6. Por último, recordarla todos los días para una mejor interiorización.

De esta forma, podremos sacarle el máximo partido a las canciones en poco tiempo y haciendo que los niños disfruten con la música.

 -          Los instrumentos. El primer instrumento del que disponemos para expresarnos y, quizá el más importante, es el propio cuerpo. Con el cuerpo, los niños disfrutan utilizándolo como instrumentos de percusión a través de: pitos (chasquidos producidos por los dedos), palmas (golpeando una mano sobre la otra), rodillas (percutir con las manos sobre los muslos, pies (golpeándolo contra el suelo). Además, disponemos instrumentos rudimentarios a los objetos del entorno, instrumentos confeccionados y a los instrumentos clásicos conocidos y clasificados como los de viento, cuerda y percusión.

-          La danza. A través de la danza se contribuye a una mejor interiorización y dominio del ritmo y evoluciona en una serie de acciones psicomotoras dándole mayor dominio en sus movimientos, en los conocimientos del eje corporal y en la coordinación del movimiento en función de los parámetros espacio-tiempo.

-          La audición. Es el segundo paso después de haberse familiarizado con la actividad musical. La música es más fácil y rítmica si es cantada, pudiendo acompañarse de imágenes visuales. Para que la audición sea exitosa, deberá de fomentarse un ambiente que transmita reposo y tranquilidad, luego podrá representarse a través del cuerpo y utilizando diversas técnicas: rápido, lento, alegre…

 Una vez visto cuáles son los recursos didácticos disponibles en la expresión musical, a continuación se presenta un cuadro resumiendo algunas actividades, a modo de ejemplo, para trabajar la música con niños y niñas de Educación Infantil:

RELACIONADAS CON: ACTIVIDADES
-          El canto y la voz Cantar canciones, imitar sonidos, ritmos, onomatopeyas…
-          El baile y la dramatización Bailes de salón, bailes de folklore, dramatizar movimientos de personas y animales…
-          La educación instrumental Tocar instrumentos, acompañar ritmos y silencios…
-          El silencio Permanecer en silencio durante un tiempo, escuchar distintos sonidos y ruidos…
-          El ritmo Marcar el ritmo con instrumentos, con palmadas, golpes con los pies…

 

  1. 7.    Innovaciones Educativas. Experiencias en Educación Infantil

 Una vez visto las diferentes actividades que podemos llevar a cabo con la música en las aulas infantiles, a continuación expondré, a modo de ejemplo, actividades enriquecedoras realizadas con un grupo de alumnos de 5 años.

-          Un viaje musical: primero situamos a todos los niños y niñas en sus sillas dispuestas en filas simulando las de un avión. En la clase se preparó una presentación en power point con un proyector con el mapa del mundo. Para motivarlos, comenzamos diciendo: >> El power point mostraba un país y se dedicaba ese día a aprender todo sobre ese lugar.

Con esta actividad se trabaja la música de diferentes países (por ejemplo: España, Francia, Rusia, Japón, Argentina, África…) durante el tiempo que se considere oportuno, escuchando las canciones y nanas, bailando, hablando sobre la cultura de ese país así como de las costumbres y gastronomía, la vestimenta…  Esta actividad también se puede realizar con las diferentes comunidades españolas, viendo así el folklore popular correspondiente a cada una de ellas.

 -          Los animalitos del bosque: para esta actividad se debe adecuar el aula de tal forma que se disponga del espacio necesario para que los alumnos se muevan libre y cómodamente.

Se hacen dos grupos: primero uno serán los árboles y el otro grupo serán los animalitos del bosque y luego, los árboles serán animales y viceversa. Cada grupo deberá de imitar con movimientos, sonidos y gestos según le haya tocado ser árbol o animal.  La actividad consiste en:

-          Cuando suene el bombo representa la noche y los árboles se mueven. Mientras, la familia de animales permanece durmiendo en su guarida.

-          Cuando suene el triángulo es que está amaneciendo, los árboles se detienen y los animalitos se van despertando.

-          Cuando suene caja china los animalitos salen de paseo por el bosque y miran a los árboles, la naturaleza,…

-          Cuando suene el platillo es como si fuera un relámpago y empieza a llover, entonces los animalitos se van corriendo a su casa.

-          Cuando llegan los animalitos a sus casas, vuelve a sonar el bombo y ya es de noche. Los árboles salen, se mueven,… y así cada vez.

     8.    CONCLUSIÓN

El folklore popular y la expresión musical son recursos a través de los cuales el niño y la niña adquieren una progresiva capacidad de comunicación y representación. La expresión musical es un instrumento de aproximación cultural a través del cual le llegan al niño tradiciones y formas de expresión que son propias de su grupo cultural.

Como hemos podido ver, el lenguaje musical es muy importante para el desarrollo integral del niño/a ya que, también, está muy vinculado a otros lenguajes como el corporal, el plástico, la expresión oral, la expresión plástica… A través de la música, el niño aprende divirtiéndose, desarrolla su creatividad y su imaginación, expresa sus emociones, construye su identidad y se relaciona con los demás.

Por último, acabar concluyendo que la música, en todos sus ámbitos, es un elemento fundamental que los docentes no debemos dejar de utilizar en nuestras aulas haciendo que la participación de nuestros alumnos sea activa y participativa.

      9.    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Editoriales:

-           UAA (1986): Enciclopedia de la Educación Preescolar. Vol I II aula Santillana. Madrid

 

Digitales:

http://perceianadigital.com/index.php/musica/1220-la-expresion-musical-en-educacion-infantil

 http://www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_ense/revista/pdf/Numero_15/ANA%20ISABEL_FERNANDEZ_1.pdf

Este artículo forma parte de la publicación nº03