“LA MAGIA DE – HABÍA UNA VEZ…- EN LA EDUCACIÓN INFANTIL”

1. JUSTIFICACIÓN / INTRODUCCIÓN

 El CUENTO, indispensable instrumento de enseñanza en la Educación Infantil. Haciendo eco del objetivo primordial de la Etapa de Educación Infantil, “contribuir al desarrollo físico, afectivo social e intelectual de los niños/as”.

Para nosotros como docentes es imprescindible y necesario, el cuento como una herramienta, como un instrumento de enseñanza en esta etapa educativa, para lograr dicho objetivo con nuestros infantes. Es importante conocer la relevancia de los cuentos infantiles y aplicarlos, entre otras cosas, como conjunto de valores a despertar en nuestros discentes. El cuento, además de narración breve de carácter ficcional protagonizada por un grupo reducido de personajes y transmitidos originalmente por vía oral, los docentes debemos concebirlo como un recurso material vigente en nuestro quehacer diario e impregnarlo del currículo a desarrollar. Debemos usar el cuento como fuente de recurso a despertar en los alumnos, valores, imaginación, creatividad, y sobre todo, en definitiva, a través de ellos, ayudar a nuestros alumnos a ser mejores personas.

 El cuento, se convierte así en instrumento indispensable en nuestra labor educativa. La Educación Infantil y el Cuento deben ir de la mano para educar y contribuir, al desarrollo integral de los niños/as. Como maestros/as, debemos considerar imprescindible el cuento como vehículo de enseñanza y la literatura infantil, en general, no sólo como un medio para el aprendizaje, sino también como un fin en sí mismo, como oportunidad para el placer, la recreación, para disfrutar del arte, la creatividad y la imaginación, principalmente.

Es importante a la hora de contar cuentos dar la entonación, poner elementos de misterio, bajar la voz, causar pasión, crear la magia en el aula. A veces, vemos la necesidad, no sólo de contar cuentos sino de leerlos, hay que combinar ambas opciones, entre otras. Además de utilizar este relato como fines de aprendizaje para la lectoescritura, también como forma de disfrute, de magia y de fantasía, a despertar en nuestros pequeños y pequeñas.

El cuento proporciona momentos de diálogos, de convivencia y de encuentro afectivo entre el adulto y los niños/as. Así como también crean hábitos de atención. Debemos procurar que sea lo suficientemente largo como para interesarles y lo suficientemente corto para evitarles cansancio y aburrimiento, creando un halo especial de misterio. Debemos narrarlo de manera que fluya sin esfuerzo, con una aparente sencillez y con un tono armonioso, siendo indispensable para ello, introducirnos dentro, concentrarnos en la historia hasta poder vivirla y de este modo transmitir la propia experiencia por medio de una doble aproximación. Por una parte, ir descubriendo progresivamente los momentos de interés, el ambiente, los personajes con todas sus características…, por otra, la forma literaria en que se escribe, respetando, en la medida de lo posible, su estilo, sonoridad, colorido de palabras… El uso del cuento nos permite hacer modificaciones teniendo en cuenta las exigencias y atendiendo a la diversidad del alumnado.

Es tan rico el caudal del cuento que siempre tenemos la posibilidad de seleccionar entre ellos, los que nos parezcan más adecuados y acordes con la situación y el contexto en el que nos encontramos. Es interesante que conozcamos las variedades que existen de este género para poder utilizarlos más en las aulas, siendo muy diversas las formas de trabajar el cuento con nuestros discentes. Haciendo alusión a nuestra actual y vigente legislación educativa, la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), que establece como uno de los fines de la educación, contribuir al pleno desarrollo de las capacidades del alumnado, individuales y sociales, intelectuales, culturales y emocionales.

Es indispensable planificar situaciones que permitan el desarrollo de citadas capacidades, desde la Etapa de Educación Infantil. Por lo que a expongo una propuesta de mejora para trabajar el cuento con nuestro grupo-clase, a través de un mapa conceptual, con el fin de contribuir al desarrollo de dichas capacidades en nuestro alumnado. Capacidades necesarias para llegar a la resolución de actividades: Identificar, comparar, relacionar, diferenciar, clasificar, deducir, inducir y definir. Mediante mapas conceptuales aprendemos a sintetizar los conocimientos que vamos asimilando: familia, colegio, animales, medios de transporte,… Esta práctica se ha llevado a cabo en un grupo de alumnos/as del tercer nivel del segundo ciclo de Educación Infantil (5 años).

Partiendo de un cuento elaborado conforme al “Centro de Interés” con el que se estaba trabajando. Como recursos utilizamos un mapa conceptual (elaborado con tejido, donde en cada óvalo se ubica cada una de las láminas correspondientes), partiendo de lo general a lo particular. Las capacidades que hemos trabajado fundamentalmente, han sido; identificar, relacionar, comparar, diferenciar y clasificar.

El objetivo de esta propuesta de mejora, es contribuir a la construcción de aprendizajes significativos en los alumnos/as, partiendo de una tarea motivadora, atrayente y de estructuración del pensamiento.

Del Castillo y Olivares Barberán (2001), expresan que “el mapa conceptual aparece como una herramienta de asociación, interrelación, discriminación, descripción y ejemplificación de contenidos, con un alto poder de visualización”.

Los mapas conceptuales, son una técnica o método de aprendizaje cuya función es ayudar a la comprensión de los conocimientos que el alumnado tiene que aprender a relacionarlos entre sí o con otros que ya posee. El ejercicio de elaboración de mapas conceptuales fomenta la reflexión, el espíritu crítico y la creatividad.

 2. PRÁCTICA DOCENTE

Centro de interés: “Una alfombra de hojas secas”. El otoño. La ropa.

Nivel: 5 años.

Capacidades que se trabajan principalmente: identificar, relacionar, comparar, diferenciar y clasificar.

Puesta en práctica: El maestro elaborará los nodos y la estructura del mapa conceptual con tejido, poniendo en cada nodo un trozo de velcro. Se colgará la estructura del mapa vacía a una altura donde el alumnado pueda alcanzar.

Primero, el maestro/a, narrará el cuento e irá completando los nodos conforme a la narración en el lugar que corresponda, de manera que al finalizar el cuento el mapa conceptual quedará construido. Los nodos pueden contener imágenes, palabras o ambas. Finalmente, serán los alumnos los que narren el cuento y completen el mapa conceptual.

3. NARRACIÓN DEL CUENTO: “CADUQUITA SE VISTE DE OTOÑO”:

 Había una vez, una extensa alfombra de hojas secas y amarillas bajo un gran árbol, entre ellas se encontraba Caduquita, así la llamaban su familia y amigos. Caduquita, era una hoja alegre, divertida, trabajadora, traviesa, atrevida y juguetona, le gustaba mucho viajar y sobre todo, ¿sabéis lo que le encantaba?, ayudar a los demás, ¡así era como más disfrutaba!

  Un día otoñal, estaba lloviendo, y se despertó Caduquita al sentir las gotitas de lluvia que le refrescaban su carita. – “Uuuogg, uuuogg, hoy es un gran día, porque hoy, es el día que he estado esperando durante todo un año, es el día del “viaje de otoño”, dijo Caduquita. De pronto, empezó a soplar un fuerte viento…”¡fuuuuuuuuii, fuuuuuiii!”, la hojita comenzó a tambalearse. -“¡Uy, uy, uy!, que no puedo dejar de moverme, que mis pies no puedo dejar quietos”.

En un instante, el viento estaba meciendo a Caduquita, seguidamente emprendió el vuelo… Caduquita, miraba todo a su paso, -“¡Qué bonito paisaje!, ¡Qué bonito es todo en otoño!, ¡Es la estación del año que más me gusta!, “¡Y qué frío hace!”. Voló, voló y voló Caduquita, hasta que el viento cesó, y Caduquita se quedó parada en la ventana de una casa grande y muy hermosa, al instante, la Hojita, se percató que la ventana estaba abierta, y como tenía tanto frío, miró hacia la izquierda y hacia la derecha, y como no había nadie, de un salto se coló dentro… -”

¡PLASSSFFF! , ”¡OOOOOhhh!, ¡Qué habitación tan bonita, con tantos libros, y tantos juguetes, y tan bien ordenados!”.

Al poco tiempo, se oyeron unos pasos, que se dirigían hacia la habitación donde se encontraba la Hojita. A toda prisa, Ésta, se escondió en el armario, como había tanta ropa y estaba tan oscuro, no cerró del todo la puerta. Cada vez los pasos se oían más cerca, “¡Grack, grack, grack, grack, grack,…!”.

De pronto, la puerta de la habitación se abrió, la hojita, muy quieta y calladita, con los ojos muy abiertos, vio quien entró… eran Miguel y Sofía, venían a jugar a la habitación de los juguetes, al oírlos Caduquita, salió de su escondite, porque ella también quería jugar. Al verla, los niños se quedaron sorprendidos, ya que nunca habían visto una hojita que hablase.

-“¿Quién eres?”, preguntaron los niños sorprendidos.

- “Soy Caduquita, y he llegado hasta aquí porque el viento de otoño me ha transportado y como tengo mucho frío, pues he entrado”.

-“¿Cómo os llamáis?”, preguntó Caduquita.

-“Mi nombre es Miguel, y yo me llamo Sofía”, dijeron los niños respectivamente.

 -“Se me ocurre una idea”, dijo Caduquita, como al oíros, he entrado apresuradamente en el armario, lo he desordenado, y además me he dado cuenta que hay prendas de vestir que no corresponden a la estación del otoño, “¿qué os parece si las ordenamos y adivinamos a qué estación pertenecen jugando al juego d “qué prenda es”?”, propuso Caduquita.

-“Bieeen!”, dijo Miguel.

 –“Empecemos ya”, dijo Sofía. Caduquita empezó a elegir prendas, escogió una, se la puso tras la espalda para que no se pudiera ver…

-“Haber, haber”…, tiene dos mangas largas, nos lo ponemos por la cabeza y nos abriga el cuerpo, ¿Qué es?

- Un jersey, dijo Miguel, seguidamente añadió, es una prenda de vestir del otoño y debemos colocarlo en la primera bandeja del armario.

-“¡Muy bien!”, dijo Caduquita, cogiendo la siguiente prenda de vestir…

-”Nos los ponemos por las piernas y se abrocha en la cintura y tiene dos patas, y a veces nos ponemos cinturón para que no se nos caiga”, ¿Qué será, qué no será, tú lo sabes?, pero como no estabas allí…

Sofía estaba pensando y en seguida dijo, -“¡Ya lo sé!, son unos pantalones. Habrá que ponerlos en el cuarto cajón del armario, porque es una prenda del otoño, aunque en verano, también usamos pantalones pero están hechos con un tejido más fresquito”.

Caduquita continuó con otra prenda, estas prendas eran más difíciles acertarlas, tenían dos mangas, se abrochaban con botones que tenían en la parte delantera, eran muy gruesas, y nos abrigan mucho las partes del cuerpo, como el pecho y el cuello, y a veces nos sobrepasa el culete. Nos los ponemos cuando salimos al parque, a la calle, incluso cuando estamos en el cole, y salimos al recreo… ¿Qué son?. ¿Tú lo sabrías?.

Miguel dijo: “otro jerseys”, Caduquita le dijo: “¡NO, noo, nó!”, gritó Sofía, -“una chaqueta y un abrigo”.

¡Sí!, es una chaqueta y un abrigo, las pondremos en el armario con las prendas de otoño, ya que con ellas nos quitamos el frío.

-“Ahora he cogido dos prendas que nos sirven para bañarnos en la playa, en la piscina…,¿os doy más pistas?”.- Miguel exclamó: “¡es un bikini y un bañador!”. Esas prendas son de la estación del verano. “¡Acertastes!”, dijo Caduquita.

-“¡¿Qué será esto?, pronunciaba Caduquita, “es una prenda que sirve para vestir más arregladita, se lo ponen las niñas, y cubre todo el cuerpo hasta las rodillas, ¿qué es?.

–“¡Un vestido!, exclamó Sofía y puede ser para el otoño y para el verano, así que vamos a ordenarlo. -

Continuó Caduquita, “Aquí hay algo que nos ponemos en los pies, para tenerlos calentitos, y nos esconde los deditos, ¿qué es?.

“¡Calcetines!, exclamó Sofía. Muy bien, le dijo Caduquita. Lo guardaremos en el armario de la ropa del otoño.

“¿Qué será esto que tengo aquí?” nos las ponemos en los pies y nos sirven para poder andar, meternos en los charcos cuando llueve…”Botas”, exclamó Miguel.

Caduquita cogió varias de las cosas que quedaban para terminar de ordenar los armarios y separar unas prendas de otras, y preguntó: “¡¿Quién sabe lo que nos ponemos en los pies en verano, que también las usamos para ir a la piscina, a la playa, y van los deditos de los pies, al fresquito?” (chanclas), y “¿qué nos ponemos en la cabeza para evitar que nos dé el sol en ella y no nos duela luego?” (gorra), “¿Y qué nos ponemos para estar fresquitos, que pueden ser de tirantas o mangas cortas, que nos las ponemos por la cabeza. (Camisetas)…y así los tres nuevos amigos, terminaron ordenando toda la ropa. Finalmente, a Sofía se le ocurrió la idea de salir a jugar al parque, tanto a Miguel como a Caduquita le pareció una idea genial, pero antes de salir, ¡¿sabéis lo que hicieron?!, ¿os acordáis que Caduquita tenía mucho frío?, pues Miguel, le puso un gorrito y Sofía una bufanda, así vistieron a Caduquita de otoño, después ellos se abrigaron y allá que se fueron, al parque los tres muy contentos…y Colorín ,colorado, este cuento se ha acabado!.

 

3. CUESTIONARIO

- ¿Cuál es el título del cuento?

- ¿Cuál es el personaje principal del cuento?

- ¿Qué ocurre en este cuento, quién quiere contárnoslo?

 - ¿Quién es Caduquita? – ¿Por qué se llamaba así?

- ¿Qué otro tipo de hojas hay?

- ¿Qué le ocurren a estas hojas?

- ¿Cómo era Caduquita? ¿Qué era lo que más le gustaba?

- ¿Quién la despertó?

- ¿Adónde llegó Caduquita?, ¿Cómo?

- ¿Dónde se escondió?

- ¿A quién conoció? ¿Cuáles eran sus nombres?

- ¿Qué prendas de vestir se puso Caduquita para que se le pasara el frío y evitar coger un resfriado?

- ¿Qué hicieron los nuevos amigos de Caduquita y ella?

- ¿Qué prendas de vestir de otoño conocieron? ¿de qué otra estación que no era otoño conocieron prendas de vestir?, ¿Cuáles? ¿Dónde nos las ponemos?

- ¿En qué se diferencian las prendas de vestir del otoño, con otras que no son de otoño? ¿Por qué?, ¿Qué tiempo atmosférico hace en otoño?.

- ¿Todas las prendas de vestir son iguales para los niños que para las niñas?

- ¿Por qué jugaron al juego de las prendas?

- ¿Cómo terminó el cuento?

 

4. CARACTERÍSTICAS

Las características que vamos a utilizar a través del cuento: “Caduquita se viste de otoño”, son:

 Vamos a identificar y diferenciar, el tiempo atmosférico que hace en otoño, así como las distintas prendas de vestir.

 Utilizaremos la comparación, entre las prendas de vestir de niño y la de niña, las semejanzas y diferencias existentes entre ellas.

 A través del cuento también podemos clasificar, las prendas de otoño con las que no lo son.

 Utilizamos la seriación, a través de la narración del cuento, qué ocurre antes, durante y después. Al ir narrando el cuento, e ir completando el mapa conceptual.

 También hacemos uso del razonamiento lógico; a más frío más ropa y viceversa.

 Se pretende con el cuento, desarrollar estrategias de mejora, preguntando el “por qué” y el “cómo”, de situaciones y hechos del cuento, reflexionando así sobre las diferentes situaciones y consiguiendo que esto transfiera a otras situaciones en la que los niños/as puedan encontrarse.

 Podemos destacar también, la habilidad mental, por ejemplo; la situación en el espacio, percibiendo la realidad en sí misma, siendo los niños/as parte de ella misma, situándose en un espacio y tiempo, al que pertenecen y qué ocurre a su alrededor.

A través del cuento, podemos trabajar, por ejemplo: las partes del cuerpo, las estaciones del año, las prendas de vestir, respeto hacia los demás, medios de transportes, cardinales, ordinales, colores, la atención a la diversidad (diferencias entre los personajes), etc.

 

5. MAPA CONCEPTUAL DEL CUENTO

 

 

4. CONCLUSIONES

Es curioso como desde los primeros años de la infancia hasta la edad adulta, cualquier tipo de cuento suscita interés en los oyentes. Ni que decir tiene, que esa “motivación” e interés en muchas ocasiones debemos adornarlas para hacer más fluida su comprensión, sobre todo, en escolares más pequeños.

El cuento no sólo es importante porque ayuda al desarrollo del lenguaje, de la atención, de la creatividad, de la imaginación, porque sirve como estímulo al futuro lector, sino además, porque la identificación con los personajes, le permite vivir una serie de situaciones y experiencias que le ayudarán a resolver sus conflictos personales y a la adquisición de mayor seguridad en sí mismo.

Como maestros/as ya no solo en la Educación Infantil sino de todas las Etapas Educativas, debemos usar el cuento como fuente de recursos. Una fuente de recursos amplia y variada, desde donde se vertebran la mayoría de contenidos educativos haciendo más significativo y enriquecedor el aprendizaje de nuestros alumnos/as.

 

5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 MEC (2006): Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia.

  http://es.wikipedia.org/wiki/Cuento

 http://www.eljardinonline.com.ar/importanciadelcuento.htm

http://www.monografias.com/trabajos10/mema/mema.shtml?relacionados

 

 

 

Este artículo forma parte de la publicación nº03